Nuevos giros de la belleza

Estas últimas semanas se ha viralizado la imagen del rostro de Zac Efron, artista que se convirtió en la infancia de muchos por su actuación en High School Musical y conocido por su atractivo físico, paralizó las redes sociales al mostrar su cara modificada de una forma muy distinta. Se viralizó un Zac Efron diferente al que conocíamos, en donde al parecer se aplicó tratamientos estéticos en el rostro. Lo cual pone en cuestión la dura realidad sobre las modificaciones físicas mediante tratamientos de belleza y como están ocasionando estándares desproporcionados hacia la sociedad, siendo las personas famosas con mayor alcance social los promotores de este tipo de prácticas. 

Símbolos de belleza

Las redes sociales han ocasionado que seamos mayormente influenciados por la espectacular vida de muchos famosos, en donde su cuerpo y rostros perfectos son los factores principales para demostrar su felicidad. Pero, ¿estos famosos realmente están felices con su belleza o solamente es una apariencia? Al profundizar la vida de estas personas podemos conocer cómo se han realizado tratamientos desde procedimientos de simples inyecciones hasta cirugías que pueden poner en riesgo su vida. Lo cual ocasiona que se creen estándares artificiales todavía más altos de los que ya existen para llenar esos modelos que nos muestran en redes sociales. 

También, resalta como una figura pública tan conocida por su apariencia física tan anhelada como Zac Efron modifique sus facciones mediante este tipo de tratamientos, lo cual pone en duda a que meta o finalidad se intenta llegar en términos de belleza y como la belleza natural ha quedado en segundo plano. 


La historia sin fin…

Toda esta obsesión de modificar los rostros naturales para poder alcanzar esa felicidad de los estándares de belleza nuevos que nos han vendido ha creado que cada vez se necesiten más ese tipo de prácticas de modificación de belleza, en donde no exista un límite y al final un cambio estético no sea lo suficiente, teniendo como resultado una posible insatisfacción física y una pérdida de la propia identidad. Puesto que, lo que se intenta llenar es un vacío emocional de insatisfacción física con vanidad.


Pero, a pesar de que todas estos ideales de estándares inalcanzables y desproporcionados vayan incrementando, también se ha comenzado a abrir los ojos sobre este tema. Incluso, The Weeknd realizó un manifiesto con su álbum ‘After Hours’ donde denuncia en lo que se ha convertido el mundo de Hollywood, este álbum tuvo un símbolo muy distintivo compartiendo los males por los que viven los famosos. En donde, en una de sus entrevistas para Vanity Fair ha comentando, “El significado de mi album es un reflejo de la absurda cultura de las celebridades en Hollywood y la gente que se manipula asi misma por razones superficiales para agradar y ser validados”. Nos muestra un mundo lleno de adicciones, cirugías, tratamientos de belleza y lujos para intentar llenar un vacío sin fondo. 


Sin satanizar

Todas estas tendencias que se han creado sobre nuevos tratamientos estéticos para modificar la belleza cada vez van en auge, en donde no hay nada de malo en querer verse mejor pero siempre teniendo en cuenta los límites y los riesgos a los que se somete al realizar estas prácticas. Son tratamientos que modifican la belleza natural, por lo tanto, es importante estar seguro antes de aceptar nuestro cuerpo tal y como es, ver la belleza natural como el mejor regalo tenemos, y estar seguro de realizar este tipo de tratamientos no por moda y sin perder la propia identidad porque la mayoría de las veces nosotros somos nuestros propios críticos y nos terminamos haciendo daño. Donde debemos comenzar a vernos con una cara de amor y compasión, sin comparaciones y aceptar que cada cara o cuerpo son diferentes y eso no quiere decir que alguien sea más bello o no. Pero sobre todo, agradeciendo a nuestro cuerpo por lo que nos ha regalado y la oportunidad de estar vivos, 


Carolina Quevedo