Ansiedad social: supervivencia a la sociedad

Ansiedad social: supervivencia a la sociedad

“Te ves toda sonrojada, ¿estás bien?” Esta es la pregunta que me hizo darme cuenta lo que estaba sintiendo en una reunión de amigos. Un momento de incertidumbre, sentir como sube la sangre a las mejillas ruborizándose cada vez más, el corazón latiendo a mil por hora, un nudo gigante en el estómago y un descontrolable movimiento en las manos queriéndose aferrarse a algo material, ahí es cuando me di cuenta que estaba sufriendo ansiedad social. Pero, ¿por qué estaba sintiendo eso? ¿por qué de un momento a otro comencé a sentir pena o miedo de hablar con las personas? ¿acaso hay algo dentro de mi que quiero ocultar?, todas estas preguntas me las cuestione un millón de veces antes de conocer el término: “ansiedad social”


¿De qué se trata?

En la actualidad, los trastornos mentales están tomando un papel muy importante en el día a día de las personas, esto causado por el tipo de vida acelerada y con tantas expectativas para cada individuo. Sin embargo, a pesar de que es un tema que gran parte de la población ha sufrido o sufrirá, puesto que según datos de la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 4 personas tendrán un trastorno mental a lo largo de su vida, pero aun así sigue siendo un tabú nombrar que alguien lo está padeciendo. 

Pero, ¿qué es la ansiedad social? El Instituto Nacional de Salud Mental ha comenzando a hablar de este término, en donde lo interpretan como un tipo común de trastorno de ansiedad, en el cual las personas tienen síntomas de miedo en ciertas o todas las situaciones sociales, como cuando conocen a personas nuevas, salen en citas, tienen una entrevista de trabajo, responden a una pregunta en clase o tienen que hablar con un cajero de una tienda.

Asimismo, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han concluido que los trastornos de ansiedad son tan frecuentes, y se calcula que 1 de cada 10 pacientes se atienden diariamente en el mundo, siendo este tipo de trastornos cada vez más común en la vida de las personas. Sin embargo, hay grupos de la sociedad que sufre más este tipo de trastornos sociales como son los adolescentes y las mujeres. Investigaciones del Consejo General de Psicología de España han concluido que el género también prevalece como un factor importante en la ansiedad social, las mujeres tienen un mayor riesgo de trastornos de ansiedad, y esta diferencia de género comienza en la pubertad. Muchas veces a las mujeres les ponen más estereotipos o modelos que cumplir, por lo tanto, hay mayor miedo de no poder complacerlos causando niveles de ansiedad más altos que otros grupos de la sociedad. 


Puede pasarle a cualquiera.

Este es un fenómeno tan común que se comienzan a ver vídeos de entrevistas de famosos como Kendall Jenner comentando como este tipo de ansiedad la ha atacado durante la mayoría de su vida, y como muchas veces se ha sentido avergonzada por sentirse de esa manera, pero realmente es un sentimiento normal por el estilo de vida en el que vive. De esa manera, Kendall comienza a hacer entrevistas a diferentes especialistas sobre temas de trastornos mentales para profundizar más sobre el tema, puesto que hay mucha información pero poca difusión, y para abrir el diálogo sobre la verdad de este tipo de desordenes, por los cuales muchas personas en el mundo sufren. Sin embargo, a pesar de ser un desorden por el que muchas personas sufre, la Biblioteca Nacional de Salud y Seguridad Social ha comentado que la mitad de los individuos que padecen este trastorno social nunca buscan tratamiento hasta después de 15-20 años de padecer síntomas, siendo preocupante la poca importancia que le da la sociedad a la salud mental. También, Kendall abre al público un poco de su vida contando cómo es que ha llegado a sentir miedo de no poder llenar los diferentes modelos sociales que ella misma se ha impuesto, y mediante la entrevista reflexionan sobre cómo nosotros mismos nos vamos imponiendo diferentes estándares sobre cómo nos deberíamos de ver o sentir. Por último, entre las entrevistas una de las especializas comenta un tema muy importante que es “los trastornos mentales no son fáciles, son todo un proceso”, en donde hace hincapié en la importancia de tratarlos con especialistas y platicar con las personas mas cercanas para no pasar por este tipo de circunstancias solos, puesto que intentar ocultar o reprimir la ansiedad muchas veces produce más ansiedad, por lo tanto, hablar sobre el tema es el camino para una verdadera salud mental.

Se ha comenzado a abrir el diálogo de los trastornos mentales,  al ver las diferentes entrevistas que hace Kendall sobre los trastornos mentales, en especial la ansiedad social, por los cuales ella ha pasado y muchos artistas también, nos hace darnos cuenta cómo este tipo de desordenes le pueden pasar a cualquier persona y en consecuencia eso significa un foco rojo hacia la sociedad para tomar cartas en el asunto y comenzar a hablar sobre tema.


El amor propio no es un lujo, es una necesidad.

La mayoría de las personas hemos experimentado este tipo de trastornos sociales a lo largo de la vida, cada persona lo pasa de diferente manera y dependiendo las situaciones. Sin embargo, un estudio realizado por la Escala de Autoestima de Rosenberg, en donde separaron a dos grupos de personas en grupos de alto y baja ansiedad social, se encontró que los que tenían alta ansiedad social tienen menos autoestima que los que tenían baja ansiedad social. Por lo tanto, hay una relación muy elevada mediante ese miedo de no pertenecer a un grupo social y el amor propio que cada persona tiene, esto es sin duda un argumento válido puesto que si una persona no se acepta tal y como es por supuesto que pensará o sentirá que las demás personas tampoco la aceptaran. Es un reflejo, mediante las relaciones sociales que se mantienen se puede ver espejo de que tanto una persona se ama y respeta a sí mismo. 

Esta falta de amor propio propicia que comencemos a utilizar máscaras para ocultar realmente quienes somos, por miedo a que no nos acepten por nuestro verdadero yo. Sin embargo, es nuestra cabeza la que está creando todas esas ideas erróneas, nuestro cerebro se puede convertir en nuestro peor enemigo por crear distorsiones que no son necesariamente reales, cuando posiblemente esa persona que está enfrente ni está pensando eso y nos terminamos auto-juzgando. Por lo tanto, es fundamental eliminar esa ilusión engañosa que se va creando en la cabeza, para relacionarnos de una manera más auténtica y real con las personas. 

De la misma manera, percatar a las personas como un trastorno social no determina la identidad de cada individuo, y solamente son etapas por las que cada persona está viviendo, pero realmente no los representa. 


Normalicemos los trastornos mentales.

Mediante la sociedad avanza o evoluciona salen nuevos términos sobre enfermedades o trastornos que nos hacen comprender situaciones de la vida real por las cuales estamos pasando o pasó algún conocido. En el caso de la ansiedad social, es un término reciente del cual la sociedad apenas está tomando conciencia. Por lo tanto, es fundamental comenzar a normalizar el tema, dar a conocer que es un tema por el que muchas personas pasamos en etapas de nuestras vidas y no hay nada de malo en eso, y comenzar a hablarlo a las personas, principalmente con personas que se sientan como un espacio seguro para abrir el diálogo. Sobretodo, tomar en cuenta que aunque una persona se vea bien físicamente eso no quiere decir que por dentro esté bien, nunca se sabe por cuál duelo mental están pasando las personas por dentro.

Asimismo, si estás del otro lado de la situación y es un conocido quien está pasando por este estado, es vital expresar comprensión y apoyo. Para que poco a poco, este tema que ha sido tan incómodo se vuelva un tema normalizado y expresado.




Carolina Quevedo M.